Entrada i jardí del bar
Foto: Pere