Pep, Sedo i María.
Foto: Marian